viernes, 14 de agosto de 2015

“Escribo”

“Escribo”
Por Charles Espriella
Escribir, mucho y constante, hasta que se sequen las ideas, sangren los dedos y descanse el corazón.
Tomar la pluma o el lápiz, rayar con trazos y letras hoja tras hoja, hasta que se plasme una vida, un sentimiento o una forma nueva de ver el mundo.
Escribir para hacer reir o llorar, para hacer pensar u olvidar. Para viajar a lugares fuera de la realidad y encontrarnos a la par con un sitio irreal que evoca infiernos y paraísos, tan solo porque sí, porque se puede.
Decir por ejemplo “te amo” aunque me hagas odiarme a mí mismo por hacerlo.
Declarar abiertamente “te olvide” aunque mi sangre lleve tu nombre hasta el día en que muera.
Perder la razón o encontrarla en las letras, saltar entre versos y frases como un niño dormido descubriendo planetas…
Un lazo, una amarre con el pasado que ya se fue y con el futuro que no existe y que apenas y conseguimos imaginar. Escribir por escribir, porque a veces no tengo nada que decir y otras no se que hacer con todas esas palabras deseando ser abortadas de mi mente.
Escribo todo el tiempo aunque no lo haga en mi lap o en mi cuaderno. He escrito poemas y cuentas que nunca vieron la tinta ni fueron leídos por otros ojos, ni siquiera los míos.

Escribir lo que sea porque sí, porque puedo y porque tengo mucho que decir…  aunque a veces no sea cierto.