jueves, 27 de agosto de 2015

“Paciencia”

“Paciencia”
Por Charles Espriella
Vamos a morirnos juntos
Tu allá a kilómetros de mí y yo acá tan lejos como un abismo plagado de millas.
Tu soñando conmigo y yo aquí soñando contigo…
Como dos tormentas perfectas en momentos y distancias exactas…
Tu amándome a tu manera y yo pretendiendo amarte a la mía, a mi forma…
Tu mirando un cielo, a veces nublado y otras veces plagado de luz y rayos solares.
Y aquí yo sentado viendo tormentas mientras tú te embriagas de tranquilidad y paz.
Y luego yo aquí con sobre dosis de hastío y calma y tu allá en tu huracán, en tu tsunami…
Nos invaden las mismas cosas y nos dividen la misma paciencia incierta de esta distancia…
Eres mía aunque no lo sepas y yo soy tuyo aunque no lo quiera…
Tu aliento son mis horas y mis tropiezos tus razones…
Fuimos hechos para estar juntos aunque no quisiéramos…
Somos el pretexto perfecto que la vida creo para burlarse de su cruel destino, de ser solitaria por toda la eternidad…
Eso sabe a un puño de acero en la boca y también a un kilo de arena con agua salada sin espuma entrando lento por tus ojos…
Las casualidades no existe, no es más que tus labios, allá, lejos de mí con los tuyos… y yo los muerdo… porque me encanta, porque saben a ti… así como sabe el olor a tierra sobre el pasto después de una larga lluvia…
¿Para qué diablo nos amamos si sabíamos que nunca habíamos de estar juntos?
No lo se
Eres mía, y yo soy tuyo
Tu allá y yo acá…

Mía para siempre y de nadie más…