sábado, 12 de septiembre de 2015

"Un dia cualquiera"

"Un dia cualquiera"
Por Charles Espriella

Un día cualquiera salte de la cama, me puse cualquier cosa, tome mis lentes oscuros, una gorra y salí a la calle...
 Me levante decidido a todo, ahora si escucharías tus verdades...
 Me fui caminando hasta la parada de camiones, esperaba la "combi amarilla" o el "fuentes-modelo"... Llego un circuito norte y me subí, daba igual a donde ir... era febrero y hacía un calor infernal, uno típico de esos que sufre Hermosillo cualquier día de verano... llegamos al centro, me baje del bus y camine hasta llegar a la calle Garmendia... compre una paleta de limón, me quede sin dinero y seguí caminando hacia la calle Serdán... luego que la encontré camine hacia la Calle Rosales hasta llegar a correos... saque de mi mochila mi cuaderno que usaba para no hacer nada en la universidad, luego una pluma, busque alguna hoja en blanco, todas tenían calaveras y poemas... encontré una y me resuelvo a escribir una carta, a escribirle a ella...

 Sentado debajo en una macetero de un gran yucateco sorteaba no ser cagado por los pichones y ahí nacieron las palabras que te dedicaría el resto de mi vida... ahí entre puestos de figuras de palo fierro y el olor a tacos de barbacoa de cerdo de la carreta que estaba a la vuelta... ahí tome mi pluma y lo primeo que me vino a la mente fue tu imagen, eras tú en la cafetería sentada con tus amigas jugando baraja... entonces mis dedos murieron de una embolia y mis uñas sufrieron de Parkinson... me descontrole como cuando me besaste aquella vez frente a la casa de tus padres...

Estaba decidido a mandarte una carta que te hiciera daño, así como tú me lo hiciste, soy un cobarde y no tengo valor para decírtelo a tus ojos.... pero al querer escribir me colapse... No tengo idea que chingados me hiciste pero no he podido superarlo... y me encabrona verte tan feliz haciendo tu vida por ahí... No se cómo es que lo haces, pero deberías de decírmelo... eso que me has hecho no tiene nombre, no le encuentro forma a las cosas, es un como si un universo se montara sobre mis hombros y me enterraran sus dedos en mis ojos... tu allá riendo y bailando, besándote con duendes y fumándote los cigarros que deberíamos de compartir... tu con tus manos perfectas acariciando sombras y dibujando el sexo con luces...

 Estoy muy encabronado y deberías de saberlo...
 Yo digo que te haces la loca para no hacerme caso...
 Deberías de pasar en vela todas las noches que yo he pasado pensando en ti...
 Me falta el aire, me calmo, me llevo las manos a mi cabeza...

 Tomo de nuevo la pluma, y escribo: "feliz día del amor y la amistad... para la mejor amiga del mundo... Carlos...."
 Cierro el sobre, le pego la estampilla y la meto al buzón y "pum" se fue...

Verano del 94