martes, 13 de diciembre de 2016

De Seguros de Vida y amigos

Charles estaba tomando su siesta diaria después de comer.
Antes de hacerlo tiene un ritual: toma un café con una cucharada de café y dos de azúcar con agua templada, sin hervir.
Se va a su cuarto como todos los días y enciende el televisor en el canal Comedy Central y deja "South Park" dejando el volumen en el segundo nivel de diez.
Termina su café y se recuesta en posición fetal sobre su lado izquierdo y mientras oye quedito el programa comienza a pensar en lo que le pasó durante la mañana y lo que hará en la tarde.
Cuando duerme pone su teléfono celular en modo "silencioso".
Por alguna extraña razón, no sé si les pase a ustedes, las llamadas perdidas de números no registrados por ustedes son llamadas equivocadas.
Pues bien, ya estoy en ese umbral entre la realidad y el sueño cuando de pronto suena mi celular y me alerta espantándome el sueño.
Es una lada de la CDMX (el centro del universo) y dudo en contestar.
No le debo a nadie, no voy atrasado en nada de lo que debo, si, voy al corriente en las 3 cosas que debo.
Me gana la curiosidad y contesto y me saluda una sexy y aterciopelada voz exquisitamente femenina que me saluda como si fuera Carlos Slim y a la vez el último hombre sobre la faz de la Tierra.
Después de presentarse y hacerme sentir bien machin, me comenta que un dizque amigo mío (pinche Judas Iscariote 💩💩💩) le dio mi número ya que le comentó este mierdecilla que yo posiblemente estaría interesado en comprar un seguro de vida.
¿Saben ustedes el pinche compromiso moral que es que alguien te recomiende y que después tienes que dar la cara y decirle alguna mentira para no comprarle?
-¿Sr Espriella?
-disculpe señorita, el Sr Espriella es mi papá, digame Carlos por favor...
-jijijiji, graciaaaaaaaaaas, es usted muy amable ¿en Sonora todos los hombres son como usted?
-no señorita, no todos. De Villa de Seris hasta allá en que usted son bien mamones.
-jiji jiji aaaay que gracioso, de seguro que su esposa se la ha de llevar risa que risa
-cuando la veo si, se la lleva en desayunos y piñatas. En las quincenas si es seguro que me la topé...
-jijijijij ¿hace mucho tiempo que usted es amigo de "x" ?
-uuuuuuuy mijita! Desde que estábamos morritos!
-el Lic "x" se expresó muy bien de usted.
-más le vale al cabron.
-bueno, el motivo de mi llamada es para ofrecerle un seguro por bla bla bla bla y por bla bla bla bla su amigo compro bla bla bla... etc etc hasta el infinito de los etc amén.
Y ahí es cuando piensas que que poca madre de tu dizque amigo.
Bueno, le compre el seguro de vida que me van a descontar de mi cuenta.
Y la intención de este escrito es para comentarles que también puse de referidos a algunos de ustedes.
Para que luego no digan que no les avise pinches amigotes...
Ya, fin...