sábado, 22 de abril de 2017

“13 Reason Why”

“13 Reason Why”
Este es el nombre de la serie de Netflix que está de moda, todo mundo la ve, y cuando digo todo mundo es literal.
Es la historia de Hanna, una morrita de según yo 17 años que a raíz de una serie de eventos decide suicidarse y antes de hacerlo graba en casetes las razones, las 13 razones por las cuales decidió tomar ese camino y a la vez, culpa por ahí a algunas persona.
La trama presenta a una bola de adolescentes que en su día a día pueden ser seres egoístas, despreciables, personas que solo piensan en vivir su vida vacía llena de excesos y a la orilla del desfiladero.  Pero no se asusten, hagan memoria y verán que así éramos todos a esa edad, nos sentíamos eternos, fuerte y que el mundo era nuestro y estaba a nuestros pies.
Son hormonas juveniles fluyendo por todo nuestro cuerpo sin control. La madurez tarde que temprano hará lo propio para algunos, quizás para otro nunca lo haga.
En fin, la cosa aquí es, presentar a una chavita que paso por algo muy fuerte, la verdad para mí de todo lo que vivió definitivamente la violación fue la peor y creo que no tengo que explicar por qué.
Las otras circunstancias quizás son imputables a ella por insistir en querer encajar en un grupo de personas en las que para mi punto de vista no encaja. Y es ahí la torpeza de la falta de experiencia que solamente nos quitan los años.
Tenemos que golpearnos a lo largo de la vida contra muchas paredes para entender porque una relación de amor o amistad es buena o no. Conviene o no, así de fácil.
Levanta hasta un pedestal a una persona que se suicidó y que llevo venganza después de la muerte, si lo vemos fríamente es escalofriante, absurdo, es sumamente peligroso e irresponsable.
Es muy romántico por encima, como Romeo y Julieta, pero es una desgracia en toda la extensión de la palabra, no es algo a la cual se le debiera de aplaudir o de encumbrar.
Y ustedes mis estimado tres lectores dirán: “es solo una serie, ya sabemos que no es bueno en ningún sentido esto”. Pues bien, ustedes que ya son adultos hechos y derechos quizás si lo puedan entender. Un adolescente con depresión no. Un joven que está confundido y que todo su universo es la secundaria o la preparatoria, sus clases extracurriculares, las fiestas ocasionales y quizás ir a la iglesia los domingos no lo vera así.
Si todo su universo, como lo es a esa edad es solo eso, están en serios problemas si no la están pasando bien.
¿Alguna vez han sufrido depresión?
Es un infierno. No quieres vivir, así de fácil.
Y tus amigos y tu familia lo notan pero, tú crees que no les importa o que no se lo toman tan enserio.
 La verdad es que tienen tanto miedo, quizás más que tú, pero no tienen ni idea que hacer.

No es fácil lidiar con esto porque no es como estar triste porque viste una película y a las horas ya se te paso y sigues con tu proceso de vivir igual.
La depresión no se va, se queda ahí y está en todo y en todos. Desde que sale el sol hasta que se mete. Está en tu mente, en lo que respiras, oyes, sueñas, en los colores y en la almohada vieja de tu habitación.
Lidiar con esto es como estar debajo del agua e intentar respirar y no poder.
Y aparentemente no hay nada que te pondrá a salvo en un bote mientras naufragas por ese mar de soledad y de tinieblas… estas perdido, infinitamente a la deriva hacia la nada…
Y ves los ojos de tus padres angustiados y sabes que tú eres el problema y quisieras que ellos no te vieran así pero no puedes hacer nada.
Estas encerrado en un cuarto con cristales blindados que no te dejan salir… te estas muriendo poco a poco.
Esto en si no te hace un héroe.
No por ello eres mejor o peor persona que otros. Solo eres alguien con un problema que tu mente no logra controlar por quien sabe que circunstancia.
Hay personas que han pasado por momentos muy difíciles en su vida y la han sacado avante con una fuerza y un coraje increíble haciendo parecer a los demás que tienen un corazón de acero y que, nada en este mundo los pudiera detener.
No todos somos iguales, no todos reaccionamos igual ante los mismos eventos, eso es claro.
La depresión llega un día cualquiera sin avisar. Cuando menos te das cuenta ya está sobre tus hombros jodiendote la espalda del alma.
Hay depresiones que debe de ser tratadas con mucho amor, mucha comprensión, mucha tolerancia, pero también está la ciencia. Hay gente que en verdad necesita visitar a un sicólogo o a un siquiatra.
Deberíamos de tener todos un sicólogo de cabecera así como se tiene a un entrenador de gimnasio, dentista, estilista o lo que sea que tengan.
Nos da pena que sepan que visitamos a uno porque van a pensar que “estamos locos”… YO creo que estás loco si no lo buscas si lo necesitas.
Cuando estamos morros no tenemos muchos elementos para visitar uno, ya sea por dinero o porque simplemente la depresión nos tiene con los ojos vendados o también nos da pena pedir ayuda a nuestros padres y así comienza el circulo vicioso que a veces no tiene un final feliz.
Por eso debemos de abrir nuestros ojos y nuestro corazón a las personas que nos rodean e involucrarnos así como nos involucramos para otras cosas que no son definitivamente tan relevantes.
Se trata de la vida de nuestra familia y amigos y compañeros de trabajo o de escuela o de lo que sea.
Se trata de seres humanos que necesitan una mano que los ayude.
Me preocupa que la serie ponga como heroína a esta chava y que, a mi punto de vista, haya usado tantos elementos innecesarios para justificar el por qué lo hizo.
¿No es suficiente que te decepcione tu mejor amiga?
¿No es suficiente que te decepcione el muchacho o la muchacha que te gusta?
¿No es suficiente que te sientas responsable por un accidente que paso donde falleció un ser humano?
¿No es suficiente estar inseguro de tu sexualidad?
¿No es suficiente perder el dinero de tus padres?
¿No es suficiente una violación?
Y así puedo hacer una lista de cosas que le paso a la protagonista.
No tengo respuestas para ellas, nadie sabe lo que pesa la cruz más que el que la lleva cargando.
Lo que si se es que, no se me hace correcto que le den  a los jóvenes pretextos para convertirse en las nuevas “Hannas”
¿Qué hay de luchar por lo que quieres? ¿Qué hay de buscar tu camino en la vida? ¿Qué hay de tomar  fuerza para el respeto hacia mi persona?
Un camarada me dijo: “es la realidad, es lo que los milenans están viviendo.”
En México en promedio se suicidan arriba de 5 mil personas al año.
La mayoría oscilan entre 15 y 24 años de edad… ¿Conoces a alguien de esa edad?
Esta cifra  representa la tercera causa de muerte en ese sector… ahí nada más…
¿Te sigue pareciendo “chingona” la serie? ¡Claro! Está muy entretenida…
Si la van a ver tus hijos, siéntate con ellos y véanla juntos y platiquen después.
ABRAN BIEN SUS OJOS.
Los factores de riesgo del suicidio en adolescentes:
-Acceso a armas de fuego
-Miembro de la familia que cometió suicidio
-Antecedentes de autoagresión deliberada
-Antecedentes de abandono o maltrato
-Vivir en comunidades en donde ha habido brotes recientes de suicidio en personas jóvenes
-Ruptura sentimental
SINTOMAS
A menudo, pero no siempre, una persona puede mostrar ciertos síntomas o comportamientos antes de un intento de suicidio, entre ellos:
-Tener dificultad para concentrarse o pensar claramente.
-Regalar las pertenencias.
-Hablar acerca de marcharse o la necesidad de "dejar todos mis asuntos en orden".
-Cambio repentino en el comportamiento, sobre todo calma después de un período de ansiedad.
-Pérdida de interés en actividades que solía disfrutar.
-Tener comportamientos autodestructivos, como tomar alcohol en exceso, consumir drogas ilícitas o hacerse cortaduras en el cuerpo.
-Alejarse de los amigos o no querer salir.
-Tener dificultad repentina en el colegio o el trabajo.
-Hablar acerca de la muerte o el suicidio o incluso declarar el deseo de hacerse daño.
-Hablar acerca de sentirse desesperanzado o culpable.
-Cambiar los hábitos alimentarios o de sueño.
-Preparar maneras de quitarse su propia vida (como comprar un arma o muchas pastillas).
Hablen con su familia, díganle cuanto las aman, demuéstrenselo y claro, actúen si ven algún síntoma.
Quizás mañana sea tarde.

Saludos a todos y gracias por leerme
Atentamente
Charles