martes, 4 de abril de 2017

"día cualquiera"

Un "día cualquiera", esos son los mejores días, los que no son nada especial si no tan solo un día común y corriente que quizás no lleve a nada, solo ha ser un manojo de horas perdidas y sueños aletargados, flojos, insulsos...
Los "días cualquiera" son sin embargo, de vez en vez, los menos "más sin embargo", son esos que les encantan un hacer que un jueves a las 4 de la tarde tu vida pegue un giro de 180 grados para bien o para mal.
Son los esos que tus amigos y familia te preguntan "¿que vas a hacer hoy" y tu con desenfado y un dejo de arrogancia contestas "nada"... y te pasa todo, todo lo que quizás no te había sucedido en años, todo lo bueno y todo lo cabronamente malo.
Son esos que cuando te va mal te va mal, de la chingada, sin cuartel la vida te pasa como una demoledora por tu espina dorsal y te hace puré el alma y las ideas... y hasta las ganas de vivir.
¿Les ha pasado?
Abres tus ojos por la mañana y crees que sera un día tranquilo, sereno, ya estas planeando si dormirás toda la mañana en tu cuarto o en la estancia o en la sala o si te da la gana en el piso...
Es un "día regular", sin mayores contratiempos... así es como se supone que debe de ser los días flácidos de responsabilidades: sin nada que te mueva el cerebro y ni te "acalambre" el corazon.
Te sientes una hoja de eucalipto cayendo despacito por entre las ramas del árbol y viento te mece como veleta descompuesta, sin rumbo fijo.
Nada puede salir mal...
Y de pronto suena el teléfono... y alguien del otro lado no sabe de tus planes y te dice llorando la peor noticia de tu vida... de tu pinche vida...
Y lo que se suponía seria un oasis del cielo en tu casa se convierte la peor pesadilla de tu vida... ¿sabes a lo que me refiero? También te ha pasado...
Tu corazon se acelera, tu respiración entra en conflicto, tu pecho es un bloque de cemento y tus sienes son dos bombas a punto de explotar... estas jodidamente perdido...
"¿Día cualquiera?"... como no...
Me cagan los "días cualquiera"...