miércoles, 17 de mayo de 2017

Dinero en la calle

Dinero en la calle
Son las 5:30 pm del 17 de mayo del 2017… camino por la banqueta-estacionamiento-restaurante-parada de camiones (por el “Boulebordo” Luis Encinas) con rumbo hacia (o “enque” la) “Office Depot” disfrutando de este maravilloso y playero clima que incita a tomar agua, soda, horchata, root beer o en su defecto un Pau Pau…
Pues está  “la calors” de un agrado que se me ocurre caminar despacito, disfrutando de los rayos solares, contribuyendo para que la vitamina D se genere a discreción producto del fenómeno natural que la naturaleza naturalmente  genera en nuestro body.  (¿Sabían que debemos de exponernos diariamente entre 15 y 30 minutos al día para que esto como por parte de magia se dé?, pinche naturaleza es muy sabia, lástima que a veces salga con dejadaspen)
Pues ahí voy arre que arre al caminito a quimichu a quimichu cuando de pronto (siempre en mis relatos no hay felicidad completa, alguna babosada me tiene que pasar) me encuentro justo entre a una parada de camiones (no es la de las que cuestan 3 mil millones y tienen helipuerto,  jacuzzi, bar, internecs y fotos de autografiadas por Vinicio Castilla) y un carrito de jotdogs un billete de 200 morlacos y mi ojo derecho, que es el que tiene la vista como la del Termineitor ( esa donde sale Arnonld ElChorizzero, inche apellido gacho) lo detecta y en un paso redoblado me lanzo sobre la “Sor Juana” que estaba ya bien sudada por el calorón y que lo agarro…
Practico el típico revire para ver si no hay una mendiga cámara escondida o alguien viéndome y no hay nadie… ¿será posible tanta dicha en una fracción de segundos? 
Agarro el billete lo meto a mi bolsa del pantalón y lo vuelvo a sacar para ver si no es uno de esos billetes falsos que vienen en los algodones de azúcar que venden en las feria, y no… es de a “devis”… ¿saben lo que se siente encontrarse dinero? ¡Que van a saber si siempre andan a la “quinta” pregunta! Pues… se siente algo así como cuando en la escuela el maestro daba calificaciones del examen de astro física cuántica con ingeniería química y, obvio estudiaste pura madre, y pasas… con 6 pero pasas…
Es como cuando escuchas a Maná los jueves en tu oficina y nadie te hace bullying…
En fin, se siente muy chingon…
Y ya iba muy requeté contento cuando, esta una Doña Pelos diciéndole al dogero de unos cuentos metros más adelante: “aquí le deje el billete, era uno de doscientos”…
Miro al cielo, ahuevo, siempre miro al cielo cuando me sale con chingaderas como estas; respiro hondo y me acerco al epicentro del conflicto y le digo: “¿señora, este es su billete?” y yo pensando: “que me diga que no, que me diga que no”, que me dijera: “no joven hermoso y apuesto de increíble garbo, mi billete tenia a Sor Juana mirando para el otro lado” y ya, cumplir con mi misión en esta vida de no joder a nadie e irme feliz con rumbo desconocido y aspecto cholo.
¡Ah pero no! ¡Qué va!, me dice: “si Mijo, es mío”…
Pongo mi sonrisa Colgate con toda la demás cara de clínex usado y se lo doy…
Ya cuando me andaba yendo me dice la señora: “Dios te dé más guaperrimo peloncito”…
Y ya, me fui y cuando llegue al Oficce Deport me di cuenta que había dejado mi cartera…
Esos es todo.
¿Qué querían? ¿Petróleo? No hay…
Fin
Charles  “gambusino” Espriella