sábado, 1 de julio de 2017

¿Por qué está mal la tarifa del transporte público?

¿Por qué está mal la tarifa del transporte público?
Por el hecho de que no se justifica el servicio ni las condiciones de los camiones ni incluso el trato de algunos choferes hacia la gente, en este caso, sus clientes.
Esta mal porque quieren que les resuelva todo el gobierno con subsidios y demás cosas.
Esto aparte de ser un servicio es un negocio. Un buen amigo y cliente me dijo una vez: “si el negocio no te da ni para pagar los impuestos mejor retírate.”
La cosa aquí tal vez sea que, no hay competencia, son los mismos concesionarios que se van heredando las concesiones y que ya saben que cada tanto tiempo, sin importar que los camiones traigan las placas de Bours y que parezcan “botes mezcleros”, saben que les función llorar al gobierno y amenazarlos de que van a subir la tarifa 5 pesos, por ejemplo, para subirle dos o tres solamente y que quizás, esa la intención inicial, pero cuando se maneja así se ganan más cosas de las que se pierden, créanme.
En ventas esta estrategia se llama “Principio de reciprocidad de concesiones”
Y ustedes mis tres lectores dirán: “guat du yu min Charles?”
Pues bien, aquí les va un ejemplo que me dio una gran piscología en un curso, pongan atención, no se me apendejen.
Supongamos que tengo un sobrino que salió de la cárcel, cumplió su condena por robo con violencia (Dios guarde la hora, claro), asalto una tienda de deportes ya que es fanático del football americano; pero bueno, y quede de llevarlo al cine hoy pero me salió una junta muy importante de trabajo que no puedo reagendar.
Necesito llevarlos a él al cine y necesito ir a la junta donde hare un buen negocio.
Me topo con ustedes y les digo:
-¿“Fulanito” como estas?- le pido de mi sobrino que se aleje un poco de donde estamos dándole dinero para que vaya a comprar una soda.
- Mira fulano, resulta que él es mi sobrino, va saliendo de la cárcel, estuvo acusado de robo con violencia, estoy hablando con unos familiares para darle asilo. Quiero pedirte de favor  que me apoyes una semana para que se quede en tu casa dándole asilo, solo una semana por favor.
¿Qué crees que pase por la mente de fulanito que tiene dos hijas adolescentes y es amante de todo lo coleccionable de deportes? ¡Claro que te pasara la vida entera por la mente!
-Mi Charles, que pena, tengo familia que viene de visita y van a estar casi dos semana- claro que lo estás inventando, aun así, te sientes de alguna manera apenado y comprometido- pero bueno, quizás para otra ocasión….
-Está bien, no te preocupes, mira, ahorita voy a ir con otro amigo a pedirle el favor ¿crees que me puedas apoyar llevándolo al cine un par de horas y yo lo recojo ahí? No me gustaría que el muchacho se dé cuenta.
Lo más probable es que si aceptes y es que, después de una “gran” bronca si después te ofrezco “una bronquita” pues ya como quiera.
Así va a pasar, van a asustar con un aumento de 11.5 , la gente se va a encabronar, se visualizara por unos días pagando mucha lana, se frustraran se resignara y luego le dirán: “11.5 no pues, 9” y lo tomaran de mejor manera…
Claro, el servicio seguirá siendo un asco, andarán en carros viejos con placas del siglo pasado, sin aire y con algunos gorilas manejando como simios con lobotomía pero bueno… tenemos lo que merecemos por dejados.

Ahora si me equivoco y si lo dejan en 11.5 ¡qué poca madre!