lunes, 5 de junio de 2017

La niña de los ojos azules

Me encontré con una conocida de los años de rock n roll y universidad. 
Le pregunte que si tenia facebook, me dice que no...

En virtud de esto me dispongo a comentar que ella era una persona muy segura de si misma, siempre estaba al frente de todo, era líder como dicen por ahí. 


Tuvo tantos novios como sueños, yo sospecho que también tuvo novias ¿por qué? no lo sé, se me figura, cuando yo bromeaba con ella de esto a ella le causaba risa, bajaba la mirada y cambiaba el tema... nunca me dijo que no... no decía que "no" a muchas cosas...

No se caso, no tiene hijos, no tiene un trabajo fijo, no tiene nada que la ate a una persona o algún lugar.


Debo de confesar que se veía igual que hace 20 años... puedo jurar que la camisa de "Alice In Chains" que traía puesta es la misma que usaba en la Uni...


Me dijo que andaba queriendo irse a vivir a Estados Unidos.
Que ya estaba harta del desmadre y de todo lo que pasa en este país...


Su madre murió, su papá sigue vivo y sus hermanos trabajan unos en el gobierno y otros en Guaymas, en una tienda de ropa...

Me dijo: "te acuerdas cuando fuimos a Kino toda la bola y se nos fue el "raite" y tu te tuviste que ir a dormir con otros camaradas y esa noche te pico un alacrán?"


Vaya memoria...


Le dije que si con ciertas lagunas de lo que ocurrió, ese día hubo un evento donde tocaron algunas bandas y la fiesta empezó desde muy temprano hasta que amaneció...


"Ese día pensé que me la ibas a cantar", me dijo...


No supe que decir, me gustaba mucho pero no me anime o no creí bueno el momento como pasa muchas veces...


Recordé que después de ese evento se alejo y ya no volvimos a frecuentarnos como antes... tal vez fue por eso...


Me pidió mi teléfono y me dijo que un día me hablaría para conocer a mi esposa y mis hijos y luego bromeo: "pudieron ser míos"...


Nos despedimos, se dio la vuelta y se fue desvaneciendo entre la gente por la banqueta rumbo al Oficce Depot...


La niña de los ojos azules se volvió a ir...


Esta vez no hubo alacranes ni lunas llenas, ni amigos rockeros ni fogata en la playa ni cerveza y cigarros...


Solo hubo un calor de casi 49 grados y el grato recuerdo de verla sana, contenta, verla feliz a su manera...


Esta vez no dolió...